Arte a vista de pájaro

By 2 marzo, 2017Sin categoría

Si algo pretende el arte urbano es alterar el estado de las mentes. El arte urbano no se conforma con ser: le gusta remover. Remover y agitar puntos de vista, conciencias, sonrisas, palpitaciones. Le gusta que los ojos que lo miran acaben lanzando un impulso nervioso al resto del cuerpo, invitando a la mente a cuestionar y al corazón, a emocionarse. No es de extrañar que a veces el arte urbano se agite a sí mismo, y se plasme en superficies que no son a las que nos tiene acostumbrado.

Lo hemos visto en muros, en medianeras, y hasta en escaleras. Los artistas urbanos están acostumbrados a valerse de cualquier espacio para expresar su punto de vista o sentimientos. ¿Y qué soporte más característico dentro de la ciudad que el propio asfalto?

El muralismo sobre suelo es una técnica que surgió en Italia en el siglo XV de mano de los madonnaris, artistas que vivían en la calle y que, movidos por su devoción, pintaban vírgenes gracias a lo cual conseguían el favor de otros transeúntes en forma de monedas. Con el tiempo, esta práctica ha ido puliéndose y evolucionando hacia el universo del 3D, y son muchos los artistas que se han hecho un nombre gracias a ella. Kurt Wenner, que antes de viajar a Italia para formarse trabajó como ilustrador para la NASA, o Julian Beever, británico especialista en efectos ópticos, son buena muestra de ello.

Como normal general, casi todas las intervenciones sobre suelo están realizadas con tiza, por lo que su fecha de caducidad depende en buena parte del tiempo y el uso que se les dé, por lo que desaparecen con el agua de lluvia o las pisadas de aquellos que se aventurar a adentrarse en los nuevos paisajes que este tipo de arte urbano crea en el asfalto.

Te dejamos con una selección de muestras de murales sobre suelo urbano. Arte urbano en plano cenital: una explosión de llamativos e impresionantes efectos.