Arte sobre muros que no deberían existir

By 1 marzo, 2017Sin categoría

Al pensar en arte urbano, lo más inmediato es visualizar una pared impregnada de algún mural de pintura o graffiti. Aunque son muchas las disciplinas que lo componen, aún hoy en día esta última modalidad sigue haciendo las veces de icono del arte urbano y por correlación, en el apartado de soportes, son los muros los que con mayor frecuencia se asocian al street art.

Existen muchos tipos de muros, aunque como punto de partida todos cumplen la función de separar dos partes, con la idea, por lo general, de preservar una de ellas de la de la segunda. Vemos a diario muros que separan parques de aceras; que delimitan una propiedad privada dentro de una pública. Y los hay que no deberían haber existido nunca: aquellos que se construyen como mecanismo político para separar una zona o país de un territorio fronterizo respecto al que quiere fijar una inexistente distancia.


Si hay un muro conocido en ese sentido –por ser, lamentablemente, una realidad-, ese es el de la Franja de Gaza. En Palestina el arte urbano ha ejercido como medio de resistencia política desde el primer levantamiento, en 1987. Y en los últimos años, decenas de palestinos han recurrido a la voz de las pinceladas o el spray sobre esta construcción para mostrar su crítica y repulsa contra una situación que lleva años presente en el territorio, ejerciendo todo su peso hacia la población que la sufre. Mensajes políticos, y metáforas sobre el conflicto israelí-palestino decoran cientos de metros de los muros de la Franja de Gaza. Como curiosidad, hasta Bansky consiguió colarse en Gaza para crear controvertidas obras de arte urbano.


Recientemente, a consecuencia de la propuesta del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de construir un muro en la frontera que separa su país del vecino México, ha surgido una iniciativa que invita a escritores y creadores hispanoamericanos a mandar el mensaje que estamparían sobre dicho muro, de construirse finalmente. #GrafitiscontraTrump surgió del blog literario del periodista Winston Manrique Sabogal, y ha contado con el apoyo de editores, libreros y artistas a ambos lados del Atlántico. “Trump el que lo lea” o “Contra el muro, tender puentes” son algunas de las frases enviadas como crítica a la polémica promesa del mandatario norteamericano. Ojalá se trate de palabras que queden contenidas en el mundo digital y nunca llegue a existir un muro en el que puedan ser plasmadas.